Cuatro razones por las que el SEO parece difícil (aunque no lo es)